lunes, 31 de mayo de 2010

Nunha tasca calquera





Entra unha muller de pelo rubio, despeinada, pintouse de reollo parece ser,
o camareiro miraa con desconfianza, non sei se xa se conocen.

-Dame tabaco
-Aquí non vendemos tabaco, tes que ir o bar de abaixo.
-¿Cómo no vais a tener tabaco si es un bar?
-Pois non temos, tes que ir abaixo.
-¡Dame un pitillo, por favor!
-Non teño pitillos tampouco
-¡Por dios!

Parece nerviosa, mira hacia nós e pídenos un pitillo polo que mais queiramos, dámoslle un.

-¡Muchisimas gracias! os daría un millón de euros si los tuviera, no sabeis como os estoy de agradecida, pensé que tendría que suicidarme hoy por fin
-Cun millón de euros inda poderías pillar bastantes pitillos.
-Ay cómo tengo la cabeza, pero no os voy a contar mi vida, además no os conozco de nada tampoco.-dedicase a rillar as uñas durante 15 segundos-¿teneis fuego?
-Toma, dalle jas.
-Si tuviera mil euros os los daba ya mismo.
-¡Baixan os precios!

Vírase hacia a barra, onde o camareiro flipa bastante con ela, e solta unha frase de película:

-Ponme un trago de lo más fuerte que tengas.
-Home ou lejía ou Balantains
-Balantains-mira hacia nós e espeta mentras apura o pitillo-Yo nunca bebo, sólo cuando me da la gana, y hoy me da la gana de beber, por que sino estaba viendo que iba a tener que matar a mucha gente.
-Vai ser millor que non che poña nada entón.
-¡Es una broma hombre! si yo no hago daño ninguno ¿Verdad?-pregúntanos-¿a que yo soy una buena persona?, me gusta fumar y me gusta beber ¿Y a quién no le va a gustar? a vosotros también os gusta bastante.

O camareiro ponlle un chupito, pero non as ten todas con él.
Ela mándalle o Balantains de penalty e brouca co vaso enriba da barrra, coma un puto vaqueiro.

Quédase mirando pra el e ri de medio lado.

-Dame un pitillo-dille.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Hellen Keller


Se unha persona nace sen o sentido da vista e do oído,
e por tanto faiselle mui complicado aprender a falar,
como lle pasou a Helen Keller.
¿Cómo percibe o mundo ese ser humano?
Cando durme ¿Qué soña?
Cando está desperto ¿Qué sinte?
¿Cómo podes comunicarte así?

Din que cando perdes un sentido
os demais multiplicanse por 200.
Entón Helen Keller debia ter muito tacto.

viernes, 21 de mayo de 2010

Alma


Se algunha vez os científicos consiguen crear vida artificial,
un humano sintético,
¿terá alma ese ser?
¿témola nós?
¿Pódese clonar a alma?

viernes, 14 de mayo de 2010

Sabino, aurrera!




"El León de Amberes"
José María Belausteguigoitia Landaluce alias "Belauste"
Foi un fenómeno do fútbol Vasco que xogou no Athlético de Bilbao e na selección Española.
Físicamente estaba coma un touro, 1.93 cm de altura e 95 kg.
semellaba bastante un ropeiro.
Corpulento e rápido coma unha centella, "daba medo miralo vir"- decían del.



O día 1 de setembro de 1920, nos Xogos Olímpicos de Amberes,
España e Suecia batíanse o cobre nunha das finais polas medallas de plata e de bronce.
Suecia adiantábase no minuto 28 da 1ª parte e resistian a base de ostias
e xogo duro (polo que contaba Manuel de Castro, o único narrador desta aventura)
Nin Samitier, nin «Pichichi» nin ningunha das estrellas da selección
atopaba por onde furar.


Nestas andaban cando Belauste, que era habitual no lanzamento de palanca,
e xa se che estaba inchando unha vena na frente,
mirou a Sabino,compañeiro do Bilbao,que viña co balón pola banda.
e sen mais, pronunciou as palabras míticas que atronaron naquel estadio:


"¡Sabino, a mi el pelotón que los arrollo!"


Meu dito meu feito, Sabino mandoulle un centro cósmico,
e Belauste que, co balón (pelotón) pegadiño ó peito,
meteuse el mismo en persona dentro da portería rival,
arrasando con tres defensas suecos
e mais ó porteiro, tal como prometera.

O comentarista calificou este feito como un auténtico "Gol Hercúleo"




O propio Belauste recordábao así:
"Estando yo en posición ventajosa para anotar, y viendo que Sabino avanzaba con la pelota,
le dije simplemente: 'A mí, Sabino, que los arrollo'. Después, rodamos tres o cuatro por el suelo".
Tamén recordou algunha anéctoda da súa infancia:


"Cuando era pequeño recuerdo que limpiaba las botas a los jugadores mayores de mi pueblo,
ellos me decían: "¡Perico, tráeme el linimento y agua que del resto nos encargamos nosotros!"
Algúns dos comentarios que se fixeron sobre o tema foron:

" Belauste arrolló a los defensores adversarios con garra, actitud, convención y eficacia.
Entró en la portería adversaria con el balón pegado al pecho protegiéndose por el brazo y antebrazo,
con el único convencimiento de que el balón tenía que entrar en el marco adversario como fuera"

"Belauste, en aquella jugada, se llevó por delante a base de fuerza y envergadura a 3 defensas suecos
y al portero que no pudieron evitar ni mediante faltas que el defensa vasco se introdujera con el balón en la portería"

"Los arrolló, vaya si los arrolló. Con el mismo brinco con el que controló el balón con el pecho,
él, el cuero y los tres defensas suecos que intentaron frenarle acabaron empotrados en la portería"
A falta das imágenes deste gol hercúleo, ahí queda a foto do León de Amberes, que lle deu o nombre á "Furia Roja".






martes, 11 de mayo de 2010

¿Quén anda ahí?


Cando creza o meu corpo por fora...
¿Chegarei ós ollos pra mirar
ou quedarei cego aquí dentro?

Un pasado en las tabernas colgantes.





Apareció ante nosotros un sendero escarpado, del que colgaban multitud de tabernas y capillas.
Dudábamos entre nuestro vicio y nuestra fe y, en verdad os digo, que nuestra fe era fuerte y era pura y esto fue lo que nos permitió no ceder ante el vicio de la iglesia

Curiosamente todos los curillas estaban sorbiendo licores, inmaculadamente, con el traje de los domingos.
También eran, así mismo, unos santos.

Accedimos a una de las tabernas aéreas con gran precisión, esto fue posible, gracias a que El Mesías nos llevó a todos en volandas y a que tenía la vista de un lince.
Me sentía célibe.
Podría estar segando la mies, pero en su lugar, me dedicaba a bailar semidesnuda y prodigaba sonrisas por doquier, como si fuese una meretriz nerviosa.
Me agasajaron con unos billetillos que introducían, con mucha devoción, en mis bragas de clareo, esto elevó tanto mi espíritu, que me vi a mí misma encima de un palio, siendo paseada en romería, mientras mis fieles colgaban sus limosnas de mí.
Pequeñín confundió a un cura con una mujerzuela, y con mucha educación, lo cortejó por espacio de varias horas apoyado en un palillo.

El Mesías organizó una timba y se jugaron varias meriendas.
Se levantó en medio de una partida, aullando al cielo que aquellos ensotanados no jugaban limpio.
Los mandó crucificar por triplicado.

Pele conversaba con un frailecillo con corbata, que lucía, así mismo, un curioso liguero bastante insinuante y se iba escondiendo detrás de un taburete, a medida que avanzaba la conversación.

-Y dígame padre, ¿podría usted obrar aquí un milagro, a enredar?
-Ese es un don que yo no poseo.
-Pero entonces, ¿a qué se dedica?
-A predicar la palabra.
-¿Qué palabra?
-La de Dios.
-No es una sino tres y a mí no me gusta que me mientan.

Y así diciendo, levantó al curilla en vilo sujetándolo de una pestaña.

“¡Milagro!”

Corearon una prole de querubines borrachos ataviados con tutú.

Me noté un tanto deshonesta.
Me arrimé a la barra fingiendo un orgasmo y solicité, compulsado y por escrito, varias rondas a lo que parecía ser la santísima trinidad.

Nos sirvieron a todos una tapa de hostias.

Acto seguido, confesé a varios curas en un reservado.
Me puse la mochila con sus pecados a la espalda y me reuní con mi animado grupo de amigos.

Les conté que no había allí alcohol suficiente para borrar todo lo que yo había oído, pues era mucho, acerca del pastor y sus ovejas.
Les dije que si era así como se cuidaba de un rebaño, que era preferible que viniesen ya los lobos, que yo misma los invitaría aun trago a todos.
Pele dijo que esa era una feliz idea, pues nosotros mismos parecíamos una manada de coyotes cubiertos como estábamos con nuestras pieles, y que se le estaba antojando sodomizar a alguna oveja que otra, pues le habían echo ojitos desde el rincón.

Al punto pedimos otra ronda.

Replicante




¿Quen eres ti?
¿Unha persona real
ou un androide
que leva respirando
muito tempo?

lunes, 10 de mayo de 2010

A morte viu buscarme, pero eu non estaba

Díxome que decidira vivir pra sempre,
pero que era por decisión propia
e non por lei de vida.

viernes, 7 de mayo de 2010

A punto de neve


Está claro que Tesla era un genio, Leonardo, Marie Curie,
pero hai outros fenómenos que pasan desapercibidos
e pra min tamén son importantes.
Por ejemplo, penso nese ser que un día colleu uns juevos,
e deulle por separar a clara da xema,
pasou das xemas completamente pra empezar a darlle voltas as claras de maneira compulsiva
ata que consejiu o punto de neve.
¡Iso so pode ser obra dun genio!
¿A quen se lle ocurre votar un feixe de tempo dándolle jas a unhas claras?
Iso ten que sair dunha mente mui retorcida.
¡Unha personalidad psicópata e obsesiva!
Non é normal.

martes, 4 de mayo de 2010

Este é 1 comentario a unha das muitas entradas sobre a historia do Carromato que está bastante millor ca calquera de ditas entradas: Así falou Eh.



eh dijo...

Ese día, la ballena venció al cocodrilo.

POST-PRÓLOGO: EL SIDECAR DEL CARROMATO

Cariacontecida en los calcañales, con una copiosa sonrisa colgada de mi bandurrio. Así me quedé yo.

Una vez había un gran mimo que, de sereno, no sabía estar callado, así que se fue haciendo famoso por sus originales actuaciones en plena curda.

Obviaré los elementos biográficos.

Una alicia envejecida y bastante ciega camina en zigzag por una huerta de grelos, pretende llegar a algún lugar guiada por luciérnagas cautivas...

Sí, hay un hilo fino con forma de paranoia que nos hace no perdernos del todo en la avorágine de elocuencia, solo al final comprendemos por qué Isadora se nos aparece a cada rato fular en ristre, por qué Ella y por qué Él... Esto hace que se pueda distinguir una estructura circular, o más bien espiral, envolviendo el caos: es el caos vestido hermosamente con chistera y chaqué, lo cual al fin de cuentas no deja de ser un traje de pingüino.

Otro hilo: el atesoramiento del diario de una zarina durante todo el relato nos induce a valorar el libro que estamos leyendo de manera análoga: por extensión hay un sutil proceso de identificación con la protagonista, y en última instancia, con su viaje, en todo su sentido y con el vértigo que ello acarrea.

Y hablando de sentido, me gustan los lexicólogos cuando están como ausentes... y me gustan el sonido de la explosión cuando revienta una palabra; ese estruendo hace quebrar copas, jarras, cuencos, vasos, bocois, y todos los líquidos antes contenidos se mezclan derramados, se esparcen por el suelo para pegarse en nuestras suelas y ser nuestro paso. A veces embriagando a nuestros inocentes zapatos.

Proclamo: vivan los arcaísmos, neologismos y dialectalismos en rico pudding y marchando una de entrecot, ok? Viva la fusión de siglos, asumámosla, pongámosle más dinamita, azucar, y a escribir, y a tomar por culo las generaciones literarias. En este pueblo la cosa no va así.

De lo divino y lo humano habría mucho que decir, pero prefiero dejárselo a especialistas. Además del fulano de Milwakee me consta que hay adeptos a las teteras en casi todas partes del mundo. Que no sea por devociones. Otros confunden los váteres con altares o la sangre de un salvador con el zumo de uva (lo cual no deja de ser un tanto gore). Todo ello y algunas páginas más nos hacen preguntarnos si la virgen tomaría té o café de pota, o tal vez algún brebaje para convertirse en diosecilla terrenal con patucos y bisoñé y embelesar hasta al más duro capitán. Al final todo se resume a eso. A eso y a saber qué bebe la segadora para poder al menos contentarla si nos la encontramos en alguna barra.

En fin, lo que nos queda es bailar leyendo como ella con nuestros dobles y nuestros triples en un pequeño circo cósmico. No se ate el cinturón, y a rodar.

ANEXO I

“Si yo sugiriera que entre la Tierra y Marte hay una tetera de porcelana que gira alrededor del Sol en una órbita elíptica, nadie podría refutar mi aseveración, siempre que me cuidara de añadir que la tetera es demasiado pequeña como para ser vista aún por los telescopios más potentes. Pero si yo dijera que, puesto que mi aseveración no puede ser refutada, dudar de ella es de una presuntuosidad intolerable por parte de la razón humana, se pensaría con toda razón que estoy diciendo tonterías. Sin embargo, si la existencia de tal tetera se afirmara en libros antiguos, si se enseñara cada domingo como verdad sagrada, si se instalara en la mente de los niños en la escuela, la vacilación para creer en su existencia sería un signo de excentricidad, y quien dudara merecería la atención de un psiquiatra en un tiempo iluminado, o la del inquisidor en tiempos anteriores.”
(Bertrand Russel)


ANEXO II

Detenidos medio centenar de adoradores de una tetera
Kuala Lumpur (Malasia) - agosto / A.L.

Cincuenta y ocho personas, de entre 20 y 60 años, seguidoras de una curiosa secta organizada en torno a una tetera gigante han sido arrestadas en Kuala Lumpur. El líder de la secta, Ayah Pin, consiguió escapar a la detención después de que unos asaltantes armados con machetes y cócteles molotov atacaran la comuna quemando un coche y la adorada tetera, que supuestamente tenía poderes curativos. En principio no hay leyes que prohíban adorar una sartén, una cafetera o una freidora; el problema es que Malasia es un país musulmán y el Islam es la religión del estado por lo que las personas que se alejan de las "verdaderas enseñanzas del Islam" deben someterse al castigo que imponga la Sharia o ley Islámica. Las autoridades religiosas ya habían catalogado la secta como una creencia anormal y las personas detenidas pueden ser condenadas a pagar una multa de 789 dólares o a dos años en prisión por adorar a falsos dioses.


(con foto de la tetera en: http://www.adeguello.net/ade2005sept7.htm#2